30/5/12

Sobrevivir gracias a la fe

Los cristianos en la India viven situaciones críticas a causa de su fe. Algunos de sus testimonios son un ejemplo a seguir. "Me ha sido muy difícil, pero he conseguido perdonar a mis agresores. Si Cristo lo hizo, ¿cómo no voy a perdonar yo? Lo he hecho porque soy cristiana, porque soy religiosa y porque todo lo que aprendí sobre la fe no tiene sentido si no perdono". Sor Meena, la monja que así habla, fue salvajemente golpeada y violada en el estado indio de Orissa en agosto de 2008.


Sor Meena Barwa tenía entonces 29 años. Los radicales hinduistas que la atacaron mataron en esas aciagas jornadas a más de un centenar de cristianos, destruyeron alrededor de 300 templos y centros de la Iglesia, incendiaron 2.000 viviendas particulares y obligaron a huir a los bosques, tan solo con lo puesto, a más de 56.000 creyentes en el Crucificado, 10.000 de los cuales todavía no han podido volver a sus hogares por sentirse amenazados. 
Esta religiosa es una de las víctimas de la persecución religiosa de 2008 en Orissa, el más pobre de los estados de la India. Por aquellas fechas, trabajaba en un centro pastoral de Kandhamal. Y en esas estaba, al pie del cañón, en su tarea cotidiana de servicio a los más necesitados, cuando una turba de exaltados fundamentalistas asaltó e incendió el edificio. Los agresores estaban furiosos por el asesinato, el día anterior, del líder de un grupo radical hinduista y de cinco de sus seguidores. El atentado fue reivindicado por terroristas maoístas, pero no sirvió de nada. El pogromo contra los cristianos ya estaba en marcha. En las Navidades anteriores los radicales ya habían azuzado otra revuelta similar, en la que fueron quemadas 70 iglesias y 600 viviendas de cristianos. El terror, por tanto, no tardó en adueñarse de nuevo de los seguidores de Jesús, que huyeron al bosque despavoridos, abandonándolo todo. Sor Meena permaneció en su puesto y fue apresada junto a un sacerdote. La insultaron, la golpearon, la vejaron... “Vamos a violarla. Que la violen por lo menos cien hombres”, vociferaban los asaltantes. Instaron al sacerdote a abusar de ella, pero este se negó. Tras consumar la felonía, la sacaron desnuda y la pasearon por las calles de la localidad.
Sor Meena es sobrina del arzobispo de Cuttack-Bhubaneswar (Orissa), monseñor John Barwa, quien el pasado mes de febrero visitó España invitado por la fundación de la Santa Sede Ayuda a la Iglesia Necesitada (AIN). El arzobispo vino a nuestro país con dos objetivos muy claros: por un lado, dejar constancia de lo difícil que resulta ser cristiano hoy en gran parte de la India, y por otro, dar testimonio de la determinación y esperanza que animan y sostienen a su perseguida comunidad. El prelado, de 56 años y miembro de la congregación de los Misioneros del Verbo Divino, ha sido y es un testigo privilegiado del sufrimiento de su grey, pero también de la profundidad e intensidad de su fe, pese a las tribulaciones. “Al poco de llegar a la archidiócesis, en 2011 –relata–, realicé una visita pastoral por todo el territorio, y el testimonio de los fieles me causó honda impresión. Me dijeron: «Hemos perdido familia, casa, todo, pero no hemos perdido nuestra fe en Dios». El sufrimiento que hemos padecido nos ha hecho más fuertes”.  

El artículo completo en:  Revista Misioneros- Iglesia a fondo
Intenciones de oración para el 2017: Todas las intenciones de oración del Papa Francisco para cada mes de este año 2017
Tribuna Misionera Es tiempo de misericordia: Llegue a todos la caricia de Dios. Carta Apostólica 'Misericordia et misera'

Publicaciones Misioneras


Revista Gesto Revista Supergesto Misioneros Illuminare