16/7/12

Desde Perú: Vivir la misión hoy


Valentín García, misionero comboniano, nos cuenta desde Lima, el reto que supone hoy vivir la Misión en la que, según dice, el misionero ya no es el protagonista sino un colaborador.
"La misión hoy pasa por aceptar la Iglesia  que los laicos sean los protagonistas de la misión, tanto en las viejas cristiandades de Europa como en las jóvenes Iglesias de África y América. Yo soy un convencido de que la crisis de fe que está viviendo Europa pasará si sus comunidades cristianas se abren sinceramente a la misión ad gentes y se hacen ellas mismas protagonistas de la misión".

“Hace casi un año que regresé al Perú por segunda vez después de 17 años. Aquí en Perú hay un dicho: ‘todos vuelven…’, que alude a la letra de una conocida canción folclórica. Pues es lo que estoy viviendo en este país andino, la vuelta a la misión después de dos períodos de misión en Chile y España respectivamente. Cuando se vuelve a un lugar después de una larga ausencia, como ha sido mi caso, uno tiene la tentación de hacer comparaciones entre la situación primera con la actual.
Yo algunas comparaciones ya he hecho, y he visto cambios notables a todo nivel, en el económico y en los valores humanos y religiosos. Pero lo que vuelvo a constatar es un pueblo cristiano con una gran religiosidad y con mucha fe, en muchos casos mezclada con una profunda religiosidad popular que se manifiesta cuando van a la Iglesia o en las costumbres cotidianas. Recuerdo que mi obispo en Tarma, recién llegado yo al Perú por primera vez, a fines de 1975, decía que la religiosidad popular es un signo de la fe del pueblo. Al principio no lo tomé en consideración debidamente, pero con el pasar de los años me he dado cuenta que es una gran realidad.
La fe y la piedad popular van de la mano en el vivir de cada día del hombre latino de hoy, y ambas se complementan porque se nutren de la formación cristina y de la idiosincrasia que se ha mezclado con la herencia cultural de los pobladores prehispánicos de estas tierras. En este ambiente que desea modernizarse a toda prisa y que convive con sentimientos religiosos cristianos, me toca vivir la misión en esta etapa madura de mi vida aquí en Perú. Vivir la misión hoy es un reto, en Europa porque estamos llamados a ser testigos de una fe que el pueblo no la toma ya como su bandera principal; y un reto aquí porque estamos llamados a mantener vivas las expectativas de los cristianos comprometidos y a realizar con ellos la misión.
La misión hoy pasa por aceptar la Iglesia  que los laicos sean los protagonistas de la misión, tanto en las viejas cristiandades de Europa como en las jóvenes Iglesias de África y América. Yo soy un convencido de que la crisis de fe que está viviendo Europa pasará si sus comunidades cristianas se abren sinceramente a la misión ad gentes y se hacen ellas mismas protagonistas de la misión.
La misión aquí en Perú hoy debe seguir comprometida con la defensa de los valores cristianos en las diferentes capas de la sociedad y en la consolidación del compromiso de los laicos en la misión de la Iglesia. No se puede llevar una pastoral efectiva y ordenada si no se incluye a los laicos en este proceso. Por eso La Nueva Imagen de Parroquia cuenta especialmente con ellos a la hora de realizar y vivir la misión.
Es muy gratificante vivir una Eucaristía con una Iglesia llena de gente adulta, jóvenes y niños, y constatar que participan activamente en la misa. Esta experiencia la tuve cuando empecé a celebrar misa a la Capilla de Santa Teresa de Villa en la Parroquia de San Genaro, en Chorrillos. Nuevamente me reencontré con una comunidad cristiana viva casi toda ella en manos de los laicos. Fue muy chocante para mí porque acababa de llegar de España donde la realidad eclesial y cristiana es muy diferente.
La Iglesia en América Latina hoy no debe olvidar las consignas de Aparecida para que la Misión Continental esté viva en todas las comunidades cristianas y siga siendo una Iglesia en permanente estado de misión. El signo más claro de que una Iglesia está viva es si vive la misión, ad intra y ad extra.
Los misioneros que hemos llegado de fuera a América Latina y al Perú en especial, estamos  como apoyo a la misión de la Iglesia local que está establecida desde hace más de quinientos años en estas tierras. El misionero aquí ya no es el protagonista, como lo era antaño, hoy está como colaborador, especialmente en los lugares de frontera donde hay una sociedad dividida y marginada en muchos casos”.
De http://misionesvalencia.blogspot.com.es
Intenciones de oración para el 2017: Todas las intenciones de oración del Papa Francisco para cada mes de este año 2017
Tribuna Misionera Es tiempo de misericordia: Llegue a todos la caricia de Dios. Carta Apostólica 'Misericordia et misera'

Publicaciones Misioneras


Revista Gesto Revista Supergesto Misioneros Illuminare