25/9/12

Desde Brasil: Ser misionero


Luis Miguel Modino es un sacerdote de Madrid, que lleva ya seis años como misionero en la diócesis de Rui Barbosa, una inmensa diócesis de 25.000 kilómetros cuadrados en el estado brasileño de Bahía. Se encarga de dos parroquias, Nuestra Senhora das Graças en Itaete y Nuestra Senhora da Gloria en Andaraí, que ocupan una superficie de 3.000 kilómetros cuadrados, con más de 50 comunidades, la mayoría rurales, lo que se traduce que en un domingo normal Luis Miguel haga 200 kilómetros para celebrar tres misas recorriendo carreteras que poco se parecen a las de España.

Pero parece que a este misionero estas kilometradas no le importan, a juzgar por alguno de los testimonios que escribe casi a diario en su blog:  

Ser misionero es plantar: Acabo de llegar de una comunidad de celebrar la eucaristía. Éramos 7, contándome a mi y a una joven que fue conmigo. Hice 90 km de coche y no tengo ninguna duda de que valió la pena. Ser misionero es esto, llegar donde nadie llega o donde las personas llegan cuando les interesa”.

Ayuda al otro a crecer: Una de las cosas que me deja más satisfecho en el trabajo pastoral es el hecho de ver como las personas van creciendo y haciéndose protagonistas de su propia vida. Digo esto porque es lo que experimenté la semana pasada en las reuniones con las comunidades de Andaraí”.

Loco por Jesucristo: Las cosas sólo cambian cuando damos pasos decisivos y tenemos actitudes que sirven como elemento que ayuda a las personas a cuestionarse sobre aquello que sucede en la vida cotidiana”.

De verdad que da gusto leer el testimonio de este misionero no te lo pierdas y visita su blog: http://mimimodino.blogspot.com.es/

OMPRESS-MADRID (Septiembre 2012)
Mayo: Por cristianos de África, para que den testimonio de reconciliación, de justicia y paz, imitando a Jesús
Tribuna Misionera Seminaristas Misioneros: Reflexiones sobre el documento "El don de la vocación presbiteral"

Publicaciones Misioneras


Revista Gesto Revista Supergesto Misioneros Illuminare