3/10/12

Desde Ecuador...




Hacen falta misioneros. 

Pedro Jesús Arenas Toboso es misionero de la congregación de los Sacerdotes del Sagrado Corazón de Jesús. En enero del 2013, hará diez años en Ecuador como misionero. Siete años y medio en la costa del Pacífico, en las afueras de una población llamada Bahía de Caráquez y los dos años últimos en unos barrios de las afueras de Quito llamados en su conjunto "La Argelia".

Eres misionero, ¿cuál es tu tarea principal?
Mi principal labor es compartir vida y sobre todo la fe con las gentes con las que Dios me ha hecho coincidir en cada momento de mi vida. Con una actitud de escucha y acogida a un mundo diferente con otros conceptos distintos de vida, familia, trabajo, comunidad, etc… podemos ir dando una respuesta liberadora y comunitaria a las situaciones más problemáticas con las que nos encontramos.
Ecuador es un país más o menos pequeñito (la mitad de la superficie de España) pero muy rico en biodiversidad, culturas, climas, paisajes. Pero lo más especial son sus gentes que son muy acogedores. Tiene una población de 13 millones de habitantes de los cuales hay una parte importante fuera del país como emigrantes en busca de un futuro mejor.

¿La ayuda que se destina desde España llega?
Toda la ayuda llega. No hay duda en ello y desde España cuesta hacerse una idea de lo importante que es cualquier colaboración económica para las misiones. Por pequeña que sea la ayuda acá se convierte en instrumento de vida y esperanza para tantas personas en situaciones de exclusión social, pobreza y marginación.
En nuestro caso no tenemos “funcionarios”, nosotros, los misioneros somos los portadores de esa ayuda y el canal directo desde quien la da a quien la recibe. No hay intermediarios ni gastos de gestión.

¿Hacen falta más misioneros?
¡Claro que sí! Hay muchísima gente, la mayor parte del mundo, que no conoce aún el mensaje de Jesucristo. Hacen falta misioneros y misioneras en tantos países subdesarrollados o en vías de desarrollo en América, Asia, África.
Pero también hacen falta personas con corazón misionero allá donde estén, sea en España, Europa o América del Norte. Personas abiertas a la misión y a tantas situaciones donde la vida clama. Personas que no sean indiferentes a quien vive una crisis continua y difícilmente encontrarán quien les rescate.
Hacen falta personas valientes y decididas en España o donde sea que se atrevan a decir que Jesucristo es Buena Noticia para todos, que es Él quien realmente salva. 

Mas sobre este misionero en http://www.misionesalbacete.org
Julio: Por nuestros hermanos que se han alejado de la fe, para que, con nuestra oración puedan redescubrir la cercanía del Señor
Tribuna Misionera Estatuto de Obras Misionales Pontificias: "Puesta al día"

Publicaciones Misioneras


Revista Gesto Revista Supergesto Misioneros Illuminare