8/10/12

Nueva Evangelización y Misión


La evangelización, para ser “nueva”, debe ser animada, con la ayuda del Espíritu Santo, por un nuevo ardor y lograr nuevos métodos y nuevas expresiones para transmitir al hombre contemporáneo la perenne verdad de Jesucristo, fuente de toda novedad. Este renovado dinamismo de las comunidades cristianas dará un nuevo impulso también a la actividad misionera (missio ad gentes), más urgente hoy que nunca, ante la gran cantidad de personas que no conocen a Jesucristo, no sólo en tierras lejanas, sino también en los países de antigua evangelización.

El Instrumentum laboris de la Asamblea del Sínodo de los obispos sobre la nueva evangelización presenta la misma como consecuencia de la perenne validez del mandato misionero de Jesús (cf. Mt 28,19-20), que asume según las circunstancias de las personas, los pueblos, los tiempos, etc. modalidades diversas. En este sentido, el contexto actual lanza a la Iglesias nuevos retos de un alcance insospechado en décadas anteriores que hay que afrontar con confianza en la fuerza renovadora del Evangelio. “El término ‘nueva evangelización’ evoca la exigencia de una renovada modalidad de anuncio, sobre todo para aquellos que viven en un contexto, como el actual, en el cual el desarrollo de la secularización ha dejado fuertes huellas también en Países de tradición cristiana” (n. 44), es por tanto, “una operación de discernimiento y como un estímulo para la Iglesia actual” (ibid.). Por eso se habla de “nueva” evangelización poniendo énfasis en la referencia al cambio del contexto cultural y haciendo hincapié en la necesidad de la Iglesia de lanzarse con renovado entusiasmo a la labor evangelizadora a la que se ha dedicado desde su fundación.
Significa, pues que, la evangelización debe ser animada por un nuevo ardor, con la fuerza del Espíritu Santo. “Es necesario buscar nuevos métodos y nuevas formas expresivas para transmitir al hombre contemporáneo la perenne verdad de Jesucristo, siempre nuevo, fuente de toda novedad” (Prefacio).
Se trata de lograr nuevas mediaciones en la transmisión de la fe en el Evangelio, de forma que un nuevo lenguaje adaptado al contexto cultural del hombre de hoy le haga comprensible la Palabra de Dios. “No se trata de imaginar solamente algo de nuevo o de promover iniciativas inéditas para la difusión del Evangelio, sino más bien de vivir la fe en una dimensión de anuncio de Dios: «la misión renueva la Iglesia, refuerza la fe y la identidad cristiana, da nuevo entusiasmo y nuevas motivaciones. ¡La fe se fortalece dándola!» (RM 2)” (n. 9).
En este sentido, como ya apuntaba el beato Juan Pablo II ha quedado superada la distinción entre “países de antigua cristiandad” y “tierras de misión” y por eso “no es fácil definir los confines entre atención pastoral a los fieles, nueva evangelización y actividad misionera específica, y no es pensable crear entre ellos barreras o recintos estancados [...] La misión ad intra es signo creíble y estímulo para la misión ad extra, y viceversa (RM 34)” (n. 76). Por eso la nueva evangelización no es una nueva forma de acción pastoral sustitutiva de las otras (la primera evangelización, la catequesis y la atención pastoral), sino un renovado esfuerzo de impulso hacia la misión esencial de la Iglesia de vivir y transmitir la fe. Supone capacidad de discernimiento y de compromiso misionero; “un acto de renovada asunción de parte de la Iglesia del mandato misionero del Señor Jesucristo, que la ha querido y la ha enviado al mundo, para que se deje guiar por el Espíritu Santo, mientras da testimonio de la salvación recibida y mientras anuncia el rostro de Dios, primer artífice de esta obra de salvación” (n. 79).
Como consecuencia de esta renovación espiritual y misionera de las comunidades cristianas es indudable que se dará un nuevo impulso también a la actividad misionera (missio ad gentes); tanto más cuanto que hoy es más urgente que nunca, considerando la cantidad de personas que no conocen a Jesucristo, no sólo en tierras lejanas, sino también en los países de antigua evangelización.
Julio: Por nuestros hermanos que se han alejado de la fe, para que, con nuestra oración puedan redescubrir la cercanía del Señor
Tribuna Misionera Estatuto de Obras Misionales Pontificias: "Puesta al día"

Publicaciones Misioneras


Revista Gesto Revista Supergesto Misioneros Illuminare