6/11/12

Ecos del Domund desde Taiwán

“Estoy tratando de llevar en pobre vasija de barro el mensaje de la fe cristiana a los hombres y mujeres de este bello país”


Me llamo Tomás Miguel Blázquez, soy Dominico, natural de Alaraz, Salamanca, nací en el año 1953, me ordené de sacerdote en Madrid en 1979, después de un año de estudio de inglés en Australia, con los dominicos de origen irlandés, misioneros de aquel país, llegué a Taiwán en el año 1981.
Desde entonces estoy tratando de llevar en pobre vasija de barro el mensaje de la fe cristiana a los hombres y mujeres chinos y aborígenes, de raza malaya como los filipinos, de este bello país, con la problemática y obstáculos propios de un país económica y técnicamente avanzado, además de la cultura y lenguas chinas en plural, de difícil escritura y comprensión.
Aunque el número de cristianos, como pasa en Japón, sea pequeño y el número de conversiones anuales escaso, sigue mereciendo la pena seguir en la brecha bajo el mandato evangélico de: "Id y anunciad el evangelio a toda la creación..." Mi labor misionera ha sido principalmente la pastoral parroquial, con varios años de estudio de religiones orientales, especialmente chinas, pues Taiwán, siendo un país pequeño, más pequeño que Extremadura, y a diferencia de China, donde no hay libertad de cultos, en esta Isla tenemos plenas libertades democráticas y es un laboratorio de credos, cultos, nuevos movimientos religiosos, en el contexto del Buddhismo Chino, Taoismo, Confucianismo, Chamanismo y Religión Popular Chino-Taiwanesa.
Merece la pena misionar en Taiwán, aquí nadie se ofende, ni nadie se avergüenza, ni hay luchas religiosas entre los fieles de tantas religiones diferentes, todos aprecian y apreciamos a todos. Más aún, durante las últimas dos décadas grandes hospitales públicos y privados, así como asilos y cárceles nos han dado algún local para tener presencia en ellos budistas, católicos y protestantes...
Cuando vine a Taiwán hace más de treinta años, los misioneros extranjeros procedíamos del mundo Occidental: Europa y Estados Unidos, los últimos 10 años, en cambio, están haciendo su presencia muchos misioneros asiáticos: Filipinos, Coreanos, Vietnamitas, Indonesios.
Un abrazo,
Fr. Tomás Miguel Blázquez, O.P.  
Julio: Por nuestros hermanos que se han alejado de la fe, para que, con nuestra oración puedan redescubrir la cercanía del Señor
Tribuna Misionera Estatuto de Obras Misionales Pontificias: "Puesta al día"

Publicaciones Misioneras


Revista Gesto Revista Supergesto Misioneros Illuminare