19/11/12

Llamada misionera a los jóvenes



JMJ 2013: El Papa invita a los jóvenes a que la “llamada misionera” resuene con fuerza en sus corazones, en el mensaje para la Jornada Mundial de la Juventud 2013.



La Santa Sede acaba de hacer público el mensaje escrito por el Santo Padre para la XXVIII Jornada Mundial de la Juventud, que se celebrará del 23 al 28 de julio de 2013 en Río de Janeiro (Brasil), con el lema “Id y haced discípulos a todos los pueblos” (Mt. 28,19). Se trata de un mensaje con amplias resonancias misioneras, como no podía ser de otra manera, teniendo en cuenta el lema. 
El Papa invita a los jóvenes a que se preparen a la próxima Jornada Mundial meditando en el tema de este encuentro y permitiendo que “esta llamada misionera” resuene “ahora con fuerza en vuestros corazones”.
Benedicto XVI pone como ejemplo de los muchos jóvenes generosos que han contribuido a lo largo de la historia a llevar “la Buena Nueva del Amor de Dios”, incluso “con medios y posibilidades muy inferiores” de las que disponemos hoy, al beato José de Anchieta. Se trata de un joven jesuita español del siglo XVI, que partió a las misiones en Brasil cuando tenía menos de veinte años y se convirtió en un gran apóstol del Nuevo Mundo”.
Pero además, según afirma el Papa, la llamada misionera que se dirige a los jóvenes no sólo permite que el Evangelio llegue a todos los rincones, sino que “es necesaria para vuestro camino de fe personal”. 
El Santo Padre aconseja a los jóvenes que hagan “memoria de los dones recibidos de Dios para transmitirlos a su vez. Aprended a leer vuestra historia personal, tomad también conciencia de la maravillosa herencia de las generaciones que os han precedido: Numerosos creyentes nos han transmitido la fe con valentía, enfrentándose a pruebas e incomprensiones. No olvidemos nunca que formamos parte de una enorme cadena de hombres y mujeres que nos han transmitido la verdad de la fe y que cuentan con nosotros para que otros la reciban. El ser misioneros presupone el conocimiento de este patrimonio recibido, que es la fe de la Iglesia. Es necesario conocer aquello en lo que se cree, para poder anunciarlo”. 
En este sentido, dice después que para permanecer firmes en la confesión de la fe cristiana, el joven enviado necesita a la Iglesia: “Nadie puede ser testigo del Evangelio en solitario. Jesús envió a sus discípulos a la misión en grupo”.
El Papa recuerda que el centro de la Buena Nueva de la salvación que hay que anunciar es Jesucristo, y subraya que “quien no da a Dios, da muy poco” y pide que “hagamos nuestro el deseo de Jesús”, que “envió a sus discípulos a testimoniar su presencia salvadora a todos los pueblos”.

Para leer el texto completo del mensaje pincha aquí


Abril: Que los jóvenes sepan responder con generosidad a su propia vocación; considerando la posibilidad de consagrarse al Señor.
Tribuna Misionera Seminaristas Misioneros: Reflexiones sobre el documento "El don de la vocación presbiteral"

Publicaciones Misioneras


Revista Gesto Revista Supergesto Misioneros Illuminare