10/12/12

Del mensaje del Papa para la JMJ2013


La misión sin distancia geográfica
“Cristo resucitado envió a sus discípulos a testimoniar su presencia salvadora a todos los pueblos, porque Dios, en su amor sobreabundante, quiere que todos se salven y que nadie se pierda (…) Él constituyó una comunidad de discípulos para llevar el anuncio de salvación del Evangelio hasta los confines de la tierra, para llegar a los hombres y mujeres de cada lugar y de todo tiempo”. En su mensaje para la Jornada Mundial de la Juventud (JMJ) 2013, que tendrá lugar en Río de Janeiro (Brasil), del 23 al 28 de julio, con el lema “Id y haced discípulos a todos los pueblos”, el Papa pide a los jóvenes hacer propio “este deseo de Jesús”.
Pero ¿cómo debemos entender hoy este “todos”? El Papa hace una observación interesante; si bien “algunos están lejos geográficamente”, otros lo están “porque su cultura no deja espacio a Dios”. Por eso, Benedicto XVI pide “abrir los ojos y mirar en torno” para caer en la cuenta de que hay jóvenes “que han perdido el sentido de su existencia” y necesitan a Cristo.
“Abramos a todos las puertas de nuestro corazón; intentemos entrar en diálogo con ellos, con sencillez y respeto mutuo. Este diálogo, si es vivido con verdadera amistad, dará fruto. Los «pueblos» a los que hemos sido enviados no son sólo los demás países del mundo, sino también los diferentes ámbitos de la vida: las familias, los barrios, los ambientes de estudio o trabajo, los grupos de amigos y los lugares de ocio. El anuncio gozoso del Evangelio está destinado a todos los ambientes de nuestra vida, sin exclusión”.
En esta nueva “lejanía” que no es geográfica, el Santo Padre subraya dos campos concretos de actuación: el de las comunicaciones sociales, “en particular el mundo de internet”, un “continente digital” que también necesita ser evangelizado; y el de la movilidad, porque “hoy son cada vez más numerosos los jóvenes que viajan, tanto por motivos de estudio, trabajo o diversión”, y son también muy abundantes “los movimientos migratorios, con los que millones de personas, a menudo jóvenes, se trasladan y cambian de región o país por motivos económicos o sociales”.
“También estos fenómenos pueden convertirse en ocasiones providenciales para la difusión del Evangelio. Queridos jóvenes, no tengáis miedo en testimoniar vuestra fe también en estos contextos; comunicar la alegría del encuentro con Cristo es un don precioso para aquellos con los que os encontráis”.
Desde hace años Obras Misionales Pontificias trabajamos en este sentido, para hacer llegar la Misión más allá de cualquier frontera geográfica con las redes sociales de Facebook y Twitter  os invitamos a seguirnos. Y si estás interesado en recibir toda la información sobre la Misión en tu correo electrónico tienes la posibilidad de suscribirte a nuestro RSS.
Julio: Por nuestros hermanos que se han alejado de la fe, para que, con nuestra oración puedan redescubrir la cercanía del Señor
Tribuna Misionera Estatuto de Obras Misionales Pontificias: "Puesta al día"

Publicaciones Misioneras


Revista Gesto Revista Supergesto Misioneros Illuminare