10/12/12

Desde la Misión... Filipinas


Los misioneros, con las víctimas del tifón de Filipinas. 

Tal como informa ABC, el tifón Pablo ya ha causado  647 muertos, 780 desaparecidos y más de 1.000 heridos. En Filipinas hay actualmente 120 misioneros españoles, que están dando su vida a pesar de las dificultades.


A continuación, adjuntamos dos cartas que hemos recibido desde la misión:  

“Queridos todos: Muchas gracias por las oraciones. La peor parte del tifón se la ha llevado esta vez una zona que no ha sido muy proclive a ellos: el sur de Mindanao, especialmente el valle de Compostela (Compostela Valley). Las imágenes son desoladoras. Uno de nuestros novicios es de ahí. Sus padres y hermanos han perdido todo: casa, pertenencias, incluso tierra porque ha cedido y deslizado llevándose todo. Es una gran calamidad.
Además el número de víctimas subirá un montón porque los desaparecidos acabarán siendo muertos en pocos días cuando se vayan recogiendo los escombros y los cuerpos empiecen a aparecer. Supongo que algunos no aparecerán nunca.
Gracias por las oraciones. Seguid rezando".
Raúl Valverde, Misionero de los Sagrados Corazones, desde Manila


“Desde Filipinas, un agradecimiento grande a ese equipo que nos apoya y en este momento se siente en gran solidaridad con todos nosotros. Es muy triste estar en el país donde se dan con frecuencia calamidades naturales y ver que siempre les toca padecer a los mismos, los pobres, los que se hacen casas endebles y las levantan junto a ríos que se desbordan y en zonas de fácil corrimiento de tierras.
El tifón Pablo, llamado así en Filipinas, ha causado muchas víctimas y aun hay desaparecidos. Se sufre mucho por la impotencia de no poder evitarlo. Nos queda la solidaridad, una ayuda, orar y esperar que pronto, todos los afectados puedan rehacer sus vidas.
Ya habéis visto imágenes, no necesito dar más detalles. En lo personal, nuestras comunidades de Mindanao están en la parte occidental y no han sido afectadas. Igualmente en Manila, donde yo me encuentro, no nos ha caído ni una gota de agua estos días. Nos costaba creer lo que estaba pasando en otra parte del país.
Gracias por vuestras oraciones. Y muy unida en este tiempo de gozosa espera, el Adviento que nos conduce a la venida del Salvador. Un fuerte abrazo"  
Hna. Aniana de la Torre, Misionera de Cristo Jesús, desde Manila 
Mayo: Por cristianos de África, para que den testimonio de reconciliación, de justicia y paz, imitando a Jesús
Tribuna Misionera Seminaristas Misioneros: Reflexiones sobre el documento "El don de la vocación presbiteral"

Publicaciones Misioneras


Revista Gesto Revista Supergesto Misioneros Illuminare