29/1/13

De la calle a la escuela


Gracias a tu colaboración con Infancia Misionera, vamos a poder poner nuestro granito de arena en la protección de la Infancia en India. Podremos financiar proyectos como esta escuela salesiana para niños trabajadores y de la calle de la India. Desde que se abrió hace más de 15 años, 1.736 niños han sido rescatados del trabajo infantil en fábricas de ladrillos, trabajo doméstico, o venta ambulante, y han podido acceder a la educación.


Shobba es una niña de 14 años de Garabgudithanda, India. Debido a la lamentable situación familiar, los padres no podían mantener la vida diaria y la educación de sus hijos. Un directivo del Banco Nacional de Mangalore se ofreció a acogerla y darle todas las facilidades para su educación. De este modo, Shobba y su hermana se fueron durante cuatro años a Mangalore con el gerente del banco. Pero pronto entendieron que el directivo del banco no iba a cumplir su promesa. En aquella casa, no les daban comida suficiente y tenían que dormir en el suelo, además de trabajar de sol a sol. Después de mucho trabajo, un abogado pudo rescatar a las niñas de la casa del banquero, y las presentó ante el Comité de Bienestar de los Niños de Davengere. El Comité admitió a la niña en la Misión de Don Bosco con niños trabajadores para continuar con su educación.

La India es el país que más ayuda recibió en 2012 de la mano de los más pequeños españoles: recibió 786.579,49 euros. ¿Y en qué se invierte este dinero?

Un ejemplo es la escuela de D. Bosco de Shobba, por la que han pasado 1.736 niños. Gracias a la aportación de los niños españoles, esta escuela de D. Bosco recibió el año pasado 4.000 dólares. La misión salesiana de Davengere está realizando una labor ingente en la reinserción de los niños trabajadores y de la calle en la educación, derecho fundamental del niño. Después de hacer un sondeo por los pueblos, localizan qué niños no están yendo a la escuela, y hablan con los padres para motivarles en la importancia de la educación.  Una vez que consiguen rescatar a los niños del trabajo infantil, esta escuela les ofrece la posibilidad de cursar un curso puente, en el que, a través de clases particulares y refuerzo escolar, puedan alcanzar en un año el nivel que tenían previamente.

Además de lo meramente escolar se organizan encuentros culturales, en los que se motiva a los niños en la participación pública y se les aumenta la autoestima. De este modo, Shobba ha aprendido a bailar y dibujar y quiere llegar a ser médico en algún momento. Ahora, en Don Bosco, es muy feliz y no puede creer cómo ha podido salir de esa situación de vida.

Para seguir ayudando a los niños durante todo el año:

Intenciones de oración para el 2017: Todas las intenciones de oración del Papa Francisco para cada mes de este año 2017
Tribuna Misionera Es tiempo de misericordia: Llegue a todos la caricia de Dios. Carta Apostólica 'Misericordia et misera'

Publicaciones Misioneras


Revista Gesto Revista Supergesto Misioneros Illuminare