26/1/13

Los protagonistas son los niños



“El protagonismo misionero de los niños fue, efectivamente, un punto sin vuelta atrás de la historia de la Iglesia”. 
D. Anastasio Gil García, director de Obras Misionales Pontificias repasa la historia de la Infancia Misionera, y llega a la conclusión de que esta Obra Pontificia fundada por monseñor Forbin-Janson hace 170 años fue una obra pionera de la defensa de la Infancia, que llevó a los niños a ser protagonistas de la misión y no meros beneficiarios.
Constituyó una novedad en la historia de la Iglesia. El obispo fundador de esta obra, estaba convencido de que la infancia, en su soledad y silencio, ha sido divinizada por Jesús al ser niño. Existían muchas instituciones misioneras en la época, pero ninguna acudía a los niños para ayudar a otros niños. La aportación que pedía a los niños era rezar un avemaría y dar una “perra chica” al mes. “Por primera vez los pequeños actuaban en la Iglesia como protagonistas de pastoral, y se demostraron protagonistas humildes, sencillos, pero también creativos y valientes”, afirma el director de OMP.
D. Anastasio refleja en su reflexión una anécdota que pasó en los inicios de Infancia Misionera en Bordeaux –Francia-: 


“Un niño de 8 años, al escuchar del párroco hablar de la necesidad de orar y de dar una oferta para salvar a los niños chinos le dijo a su mamá:
-  Tenemos que ayudar a los niños de la China.
-  Sí, respondió la mujer, pero nosotros somos muy pobres y no tenemos dinero.
-  Sí, dijo el pequeño, nuestro dinero está ahí.
Y apuntó el dedo a los ahorros de la familia.
La mamá añadió:
-  Hijo mío, es el dinero del pan. ¡Nosotros nos quedamos sin pan!
-  ¿Cómo, respondió el pequeño, puede llegar a faltar el pan cuando se da por el amor de Dios?”


“Las oraciones, los sacrificios, la simpatía de los niños europeos son correspondidos con las oraciones, los sacrificios, la simpatía y, a veces el testimonio del martirio, de los niños chinos”, afirma D. Anastasio para explicar que la misión no es en sentido único.
La Infancia Misionera se constituye así en una escuela para los niños de todo el mundo. Se les educa en los valores de la amistad y de la solidaridad, crecen en el conocimiento de la situación de la infancia en el mundo, y abren su mente a la universalidad de la Iglesia.


Para leer el artículo completo:
http://www.omp.es/OMP/infanciamisionera/jornada/infanciamisioneraanastasiogil.pdf

Intenciones de oración para el 2017: Todas las intenciones de oración del Papa Francisco para cada mes de este año 2017
Tribuna Misionera Es tiempo de misericordia: Llegue a todos la caricia de Dios. Carta Apostólica 'Misericordia et misera'

Publicaciones Misioneras


Revista Gesto Revista Supergesto Misioneros Illuminare