14/2/13

Dios bendiga a Benedicto XVI


Dios bendiga al Santo Padre que tantas veces nos ha dado su bendición, la bendición de Dios, como un verdadero Padre.

Los feligreses de mi parroquia de San José en Fundación de Barahona, acogieron la noticia al principio con sorpresa e incredulidad pues pensaban que los Papas mueren siendo Papas, no en vano ha sido tradición durante muchos siglos así. Pero, yo he visto en este gesto, y así se lo quiero hacer ver a los feligreses, un detalle de profunda cabalidad, humildad y servicio.

El Papa entiende que ese ministerio no es suyo ni para él, sino una elección de Dios a través de su Iglesia y para ejercerlo a favor de la Iglesia mientras sus condiciones personales se lo permitan.

Admiro aún más por ese gesto a este Papa tan lúcido, y que va a dejar una huella en el modo de despedirse a la vez que nos urge a todos a que nuestro servicio y nuestra misión sea en buenas condiciones y sin hacernos dueños, ni protagonistas de nada, sólo el Espíritu es el que puede renovar todas las cosas, y ayudar a que el Reino de Dios germine en medio de un mundo materializado y egoísta en muchos casos.

Dios bendiga al Santo Padre que tantas veces nos ha dado su bendición, la bendición de Dios, como un verdadero Padre.

Un abrazo en este tiempo tan especial del desierto cuaresmal en que queremos renacer a la nueva Pascua.
P. Luís Miguel González Sastre, misionero vallisoletano del IEME
en República Dominicana
Julio: Por nuestros hermanos que se han alejado de la fe, para que, con nuestra oración puedan redescubrir la cercanía del Señor
Tribuna Misionera Estatuto de Obras Misionales Pontificias: "Puesta al día"

Publicaciones Misioneras


Revista Gesto Revista Supergesto Misioneros Illuminare