27/2/13

Un Pontificado misionero


Benedicto XVI ha impulsado a la Iglesia a afrontar los grandes retos de la evangelización del mundo de hoy y a no desfallecer en su misión de llevar el Evangelio a todos los hombres.

Durante todo el Pontificado del Papa Benedicto XVI se ha destacado siempre la gran hondura espiritual y teológica de su magisterio. Siendo una persona de fe arraigada y de profunda formación teológica, su enseñanza ha estado marcada por la gran altura intelectual, fruto de un rico diálogo entre la fe y la razón. 

Por eso mismo, el Papa ha sido muy sensible a las necesidades de la evangelización de la cultura, la sociedad y el mundo actual.

Suyas son iniciativas como el diálogo con destacados intelectuales o universidades, el Atrio de los gentiles o la creación del pontificio Consejo para la Promoción de la Nueva Evangelización.

De todo su magisterio destacan las tres encíclicas Deus caritas est (enero 2006) sobre el amor; un año después, Spe Salvi, sobre la esperanza; y dos años después, en 2009, Benedicto XVI publicó su tercera y última encíclica Caritas in veritate. A ellas habría que añadir, aunque no sea encíclica, la carta apostólica Porta fidei, convocando al Año de la fe, de un gran contenido doctrinal, porque así se completa su enseñanza sobre las tres virtudes teologales. Además hay que resaltar las exhortaciones apostólicas post-sinodales Sacramentum caritatis, sobre la Eucaristía, Verbum Domini, sobre la Palabra de Dios, y Africae munus y Ecclesia in Oriente medio, resultado de las respectivas Asambleas del Sínodo de los Obispos.  Sin olvidar la multitud de mensajes, discursos, homilías o sus viajes o las Jornadas Mundiales de la Juventud.

Bastaría una rápida ojeada a estos textos fundamentales para ver la estrecha relación que hay en el magisterio del Papa entre la fe, la vida cristiana y la misión universal de la Iglesia, entendida en toda su amplitud, con una amplia repercusión no sólo en lo geográfico, sino también en los social y lo cultural.  Se podría resumir en las significativas palabras de la Porta fidei (n. 7): “«Caritas Christi urget nos» (2 Co 5, 14): es el amor de Cristo el que llena nuestros corazones y nos impulsa a evangelizar. Hoy como ayer, él nos envía por los caminos del mundo para proclamar su Evangelio a todos los pueblos de la tierra (cf. Mt 28, 19). Con su amor, Jesucristo atrae hacia sí a los hombres de cada generación: en todo tiempo, convoca a la Iglesia y le confía el anuncio del Evangelio, con un mandato que es siempre nuevo. Por eso, también hoy es necesario un compromiso eclesial más convencido en favor de una nueva evangelización para redescubrir la alegría de creer y volver a encontrar el entusiasmo de comunicar la fe”.

Si hemos agradecido siempre sus palabras y sus escritos, ahora al final de su ministerio no podemos dejar perder este tesoro. Nos lega una enseñanza muy rica, fruto de su oración, de su testimonio y de su sabiduría. Esta será una parte importante de su pontificado y permanecerá para siempre. No se puede dejar caer en el olvido al gran Papa Benedicto XVI que impulsó a la Iglesia a afrontar los grandes retos de la evangelización del mundo de hoy y a no desfallecer en su misión de llevar el Evangelio a todos los hombres. 

Son palabras de un Papa misionero que iluminan el camino de la Iglesia para que ayude a que a las personas y a los pueblos se les abra la puerta de la fe en este nuevo milenio que iniciamos. A partir de ahora iremos publicando un resumen del magisterio misionero de Benedicto XVI para seguir profundizando en sus enseñanzas: "Sus palabras y cercanía han sido y continúan siéndolo un estímulo para anunciar el Evangelio a quienes aún no han recibido el don de la Fe"  en palabras del Director Nacional de Obras Misionales Pontificias España.

Por Juan Martínez 
Obras Misionales Pontificias España
Julio: Por nuestros hermanos que se han alejado de la fe, para que, con nuestra oración puedan redescubrir la cercanía del Señor
Tribuna Misionera Estatuto de Obras Misionales Pontificias: "Puesta al día"

Publicaciones Misioneras


Revista Gesto Revista Supergesto Misioneros Illuminare