23/5/13

Las OMP por dentro...


Cuando en el Domund echas un euro, no sabes a priori a qué destino llegará. Se lo das a la Iglesia Misionera con la confianza de que llegue a la misión. ¿Dónde va ese euro? Todo el dinero recaudado en tu diócesis, llega a la Delegación de Misiones. Desde allí, lo envían a la Dirección Nacional de las Obras Misionales Pontificias en Madrid, desde donde se informa a Roma.

Pero, ¿qué pasa en Roma? ¿Cómo se deciden los proyectos? ¿Quién se encarga del reparto del dinero? 



La Revista Misioneros ha visitado las sede de la Congregación para la Evangelización de los Pueblos y las oficinas de OMP en Roma, y muestra cómo funcionan.

La Misión a pleno rendimiento 

Desde aquí nos toca decidir dónde se invierte el dinero de las diferentes colectas que nos llegan de todo el mundo para las misiones”, explica el padre Timoteo Lehane, secretario general de la Obra Pontificia de la Propagación de la Fe.

Llegan peticiones de ayuda de todas partes del mundo, y en los secretariados de las OMP de Roma, se hace una labor exhaustiva de selección. “Nuestras obras, aun cuando tienen un enfoque social, lo que buscan eminentemente es facilitar el anuncio del Evangelio que realizan los misioneros”, explica el padre Timoteo. “Como el papa Francisco ha insistido en estas últimas semanas, no somos una organización no gubernamental de ayuda al desarrollo. Desde OMP promovemos la solidaridad misionera para la construcción de la Iglesia”, explica el español Gerardo Roncero, que trabaja codo a codo con padre Timoteo Lehane.

"Muchas veces, las peticiones superan los fondos. Recibimos más de 4.000 proyectos cada año, de los que podemos apoyar unos 3.000”, relata Baptistine Ralamboarison. Secretaria general de Infancia Misionera. Además, en la mayoría de los casos, se financian los proyectos parcialmente, y así se consigue una mayor implicación local. 

Obras Misionales Pontificias busca ayudar a la Iglesia universal, con los fondos de todos los países, también de los africanos. Por ello, buscan distribuir equitativamente las ayudas, sin centrarse únicamente en una zona del planeta. Y por supuesto, realiza un seguimiento a posteriori para cerciorarse de que el dinero se usa bien. De esta forma, tu euro llega a la construcción de un colegio en la India, o a un comedor en Perú.

Para conocer los entresijos de OMP en Roma, no dejes de leer este artículo:
Abril: Que los jóvenes sepan responder con generosidad a su propia vocación; considerando la posibilidad de consagrarse al Señor.
Tribuna Misionera Seminaristas Misioneros: Reflexiones sobre el documento "El don de la vocación presbiteral"

Publicaciones Misioneras


Revista Gesto Revista Supergesto Misioneros Illuminare