12/7/13

#SEM13: Mártires de lo cotidiano

Anastasio Gil García, director de Obras Misionales Pontificias, se ha erigido como voz de los más de 13.000 misioneros españoles que están en el mundo, viviendo el martirio de lo cotidiano. En la conferencia pronunciada en la 66 Semana Española de Misionología el Director Nacional de Obras Misionales Pontificias España destacó que los misioneros son personas normales que han sido llamados por Dios para la misión, y se han ido enviados por la Iglesia a anunciar el Evangelio.



La elocuencia de la vida los misioneros: una huella de amor en los caminos de la misión
 Anastasio Gil, exponía, desde “el respeto y la admiración que me merece” cada uno de los misioneros, esta elocuencia de sus vidas. A través de la voz de los mismos misioneros, recogida en sus cartas, testimonios y comunicaciones, el director nacional de OMP presentaba “tantas vidas escondidas y anónimas que permanecen en la penumbra de la Evangelización, que son desconocidas porque no han realizado aparentemente acciones relevantes, y sin embargo están dejando una huella de amor en los caminos de la misión”.

La introducción de su intervención – la misión, fruto de una fe viva – era también la clave de interpretación de la vida de los misioneros. Pasaba después a exponer la “elocuencia” de los misioneros en tres aspectos centrales de sus vidas: el haber sido llamados por Dios – “hablar de un misionero es hablar de una persona que es llamada personalmente por Dios” –, el vivir como discípulos del Maestro – de ahí la presencia de la cruz en sus vidas - , el ser testigos de la fe, “en nuestra vida misionera no tenemos que ser protagonistas del Evangelio, sino que el Evangelio es el testimonio de Jesús”, frase del misionero Luis Arcos, desde el Congo.

Todo lo cual, explicaba Anastasio Gil, lo ponen los misioneros al servicio de la Evangelización, mediante el anuncio de la Palabra, la celebración de la fe y el servicio de la caridad. “El anuncio del Evangelio es la tarea para la que son llamados y enviados cada uno de los misioneros”, y recogía el testimonio del misionero Saturnino Pasero en Benín: “En la zona donde estoy, la etnia de los gandós, descendientes de los antiguos esclavos, no están llamando porque nos dicen que quieren seguir a Jesús”.

El director de OMP ilustraba la celebración de la fe con el testimonio de José Morales, de los Padres Blancos: “Muchos catecúmenos llegan al bautismo siendo adultos, tras cuatro años de catecumenado durante los que aprenden los valores del Evangelio y las exigencias de la fe católica. Descubren a la Iglesia como una familia: familia donde da gusto compartir la fe y la vida de cada día”. En cuanto al servicio de la caridad, “la vida del misionero es la expresión de la misericordia divina que tiene predilección con los más débiles”. Es un “compromiso humanitario que la sociedad española debe conocer, valorar y apoyar”.

Todo lo cual ser refleja en la labor que llevan a cabo en el mundo de la cultura y la educación – “Bien sabe el misionero que la cultura y la educación es el camino para que cada uno pueda descubrir el sentido de su vida y de su existencia” – en el mundo de la salud – el 22,8% de las instituciones sociales de la Iglesia universal están en los territorios de misión –,de la justicia y la paz – recordaba Anastasio Gil “la labor ingente y escondida del misionero que trata de paliar los efectos negativos de la guerra o de los enfrentamientos étnicos”.

“En el encuentro internacional misionero que organizaron las Obras Misionales Pontificias durante la JMJ del 2011 en Madrid”, recordaba el director nacional de OMP, “el misionero Christopher Hartley daba testimonio de su servicio como sacerdote atendiendo una comunidad de siete cristianos en Etiopía. Un joven le interpeló si estaba justificada toda su entrega para atender sólo a siete cristianos. ¿Por qué esta usted allí?, le interpeló. Porque si estoy yo, está Él. Respuesta seguida de un elocuente silencio entre los cientos de jóvenes presentes”.

La Semana Española de Misionología en Twitter @OMP_ES con el hastag #SEM13 



Abril: Que los jóvenes sepan responder con generosidad a su propia vocación; considerando la posibilidad de consagrarse al Señor.
Tribuna Misionera Seminaristas Misioneros: Reflexiones sobre el documento "El don de la vocación presbiteral"

Publicaciones Misioneras


Revista Gesto Revista Supergesto Misioneros Illuminare