1/8/13

“Ustedes son el campo de la fe”

Estas son las palabras que el Papa Francisco ha dicho a los jóvenes en #Rio2013. Los jóvenes representantes de OMP España en la JMJ, ya están de regreso en España, vuelven con las pilas cargadas y más entusiasmados todavía para seguir trabajando por la Misión ad gentes. Nos han dejado este testimonio que compartimos con vosotros.

Cristina Rodríguez, Juan Martínez y Blanca Serres #Rio2013

Los jóvenes de la JMJ de Río han escuchado estas palabras del Santo Padre en la vigilia de Copacabana. Se puede decir que es el mejor resumen de la experiencia de la Jornada. El Papa hacía referencia a tres aspectos del campo: campo de siembra, de entrenamiento y de construcción. Aunque se puede añadir otro aspecto que es muy importante. Cuando Santa Teresita del Niño Jesús hablaba de la Iglesia también la comparaba a un campo. Y ella se quedaba maravillada de la impresionante riqueza de la misma; veía en la Iglesia muchas flores: los lirios, las margaritas, las amapolas, etc. y la asimilaba a una  vocación en ella: los mártires, las vírgenes, etc. Pues esa es la impresión que da el campo de la fe que son los jóvenes: un campo donde Dios ha sembrado una gran variedad de semillas y que da un fruto muy variado.

Una JMJ es siempre una experiencia única; pero una Jornada vivida en Latinoamérica es algo especialmente rico, complejo y extraño a nuestra mentalidad europea. Es difícil entrar y sentirse integrado en un mundo cultural y religiosamente muy distinto del nuestro. Son muchas las cosas que no se comprenden o que parecen contradictorias. Por eso es importante acercase con una mirada de fe; al fin y al cabo una JMJ es un evento cuyo motor es la fe en Cristo. Cuando uno se desarma de su mentalidad y sobre todo de sus prejuicios, es posible ver lo que decía el Papa: los jóvenes son el verdadero ‘campus fidei’, el campo de la fe. Un campo rico en semillas, plantas y frutos. Desde fuera da la impresión de desorden, pero el colorido de un campo es bello por su variedad; parece algo caótico, pero una flore es incompatible con la uniformidad cromática; se antoja excesivamente bulliciosa y es que la vida lo es.

En la JMJ de Río se ha manifestado plenamente qué es la Iglesia de Latinoamérica y su futuro. Una Iglesia mayoritariamente joven y que en los jóvenes tiene su mayor riqueza y su mayor desafío. La misión de la Iglesia es llegar a todos, es una misión universal. Al contemplar el campo de los jóvenes se corre la tentación del desánimo ya que el desafío parece que supera nuestras fuerzas; pero si se mira más atentamente se ve que la semilla de Dios ha sido plantada y que el fruto no se hará esperar. Y precisamente son los mismos jóvenes los que pueden hacer frente a estos desafíos, si se les impulsa y acompaña a la misión.

La misión de la Iglesia hoy sigue siendo tan actual como siempre y por eso la JMJ de Río tenía como lema el mandato misionero de Jesús. Hay que llegar a todos y en todo el mundo: empezando por los más próximos, pero sin olvidar a los más lejanos, ambiental y geográficamente. En este sentido la JMJ que acaba de terminar nos da una gran lección que hay que tener siempre presente. La JMJ de Río ha pretendido facilitar la cercanía de la Iglesia a todo el pueblo de Dios, especialmente a los jóvenes. El Papa así lo ha querido plasmar en sus gestos más importantes. Desde esta cercanía es posible abrirse a horizontes más amplios y círculos más lejanos, pero si se olvida al más cercano, no se llega a nadie. Seguro que muchos jóvenes han asimilado esta experiencia y han sacado las consecuencias de ella. Ahora nos toca a todos los demás aprender qué significa que la semilla de Dios ha sido plantada en todos los corazones y cómo se realiza la misión. Hay que acercarse a todo hombre como un verdadero campo de fe y hay que saber hacer que la semilla fructifique. Por eso el campo de la misión de la Iglesia no tiene límite, se extiende por todo el mundo y hasta el fin de los tiempos. ¡Ojalá muchos jóvenes descubran así también la vocación misionera!

Juan Martínez

Obras Misionales Pontificias España
Abril: Que los jóvenes sepan responder con generosidad a su propia vocación; considerando la posibilidad de consagrarse al Señor.
Tribuna Misionera Seminaristas Misioneros: Reflexiones sobre el documento "El don de la vocación presbiteral"

Publicaciones Misioneras


Revista Gesto Revista Supergesto Misioneros Illuminare