23/12/13

Feliz Navidad desde Guatemla

Pido al Niño Dios que avive en ustedes la esperanza y les colme de alegría y  de paz.

           
La Navidad viene a decirnos que Dios nos tiene confianza, y que la humanidad se convertirá en familia de hermanos bajo la mirada bondadosa de Dios Padre. Esto se logrará gracias a la presencia y acción de su enviado al mundo, Jesús. El papa Francisco, en las catequesis de adviento, ha venido recordando y afianzando esta esperanza. Las expresiones que hemos escuchado son hermosas y reconfortantes: “No temas, gusanito de Jacob, soy Yo el que te ayuda, tu Redentor”, “Animo, no teman. He aquí que su Dios, vengador y justiciero, viene ya para salvarlos”.       
         
Navidad es abrir de par en par las puertas de nuestro corazón para recibir a Jesús y llevarlo con nuestro testimonio y anuncio a los demás. Como los primeros discípulos también nosotros debemos llenar las ciudades y los poblados del santo nombre de Jesús, el  único que  transformará nuestros desiertos en vergeles, y  nuestra humanidad en una comunidad de hermanos.

Por eso estamos alegres. Lo  dice una plegaria eucarística: “Alegres en la esperanza y firmes en la fe comunicamos al mundo el gozo del evangelio”.

Les agradezco su amistad y su ayuda en favor de las Misiones.
Fraternalmente,

Hno. José Díaz, Mccj. 

Misionero en Guatemala
Abril: Que los jóvenes sepan responder con generosidad a su propia vocación; considerando la posibilidad de consagrarse al Señor.
Tribuna Misionera Seminaristas Misioneros: Reflexiones sobre el documento "El don de la vocación presbiteral"

Publicaciones Misioneras


Revista Gesto Revista Supergesto Misioneros Illuminare