2/12/13

Trabajando para el mundo

Elisa Isabel Escobar Contreras es Esclava del Santísimo Sacramento y de la Inmaculada en Guatemala. Como monja de clausura, nunca pensó que sería misionera, pero “Nuestro Señor, de vez en cuando nos sorprende y nos hace monjitas “andariegas” como santa Teresa de Jesús”.



Ese ha sido su caso en los últimos ocho años, en los que ha estado en Kenya, Puerto Rico, Perú y ahora Guatemala. Así ha cumplido el deseo de la madre fundadora de que sus monjas fueran “una Custodia viva” que llevara a Jesús “hasta los confines de la tierra”.

Elisa, que es “misionera contemplativa” nos invita a reflexionar sobre la “inutilidad” de encerrarse en un convento para rezar y asegura que “las que hemos elegido esta vocación, no nos hicimos monjas para aislarnos del mundo y de nuestros hermanos los hombres, sino para estar más profundamente cerca de ellos, y de todas sus necesidades”.



Lee el artículo completo en:


Mayo: Por cristianos de África, para que den testimonio de reconciliación, de justicia y paz, imitando a Jesús
Tribuna Misionera Seminaristas Misioneros: Reflexiones sobre el documento "El don de la vocación presbiteral"

Publicaciones Misioneras


Revista Gesto Revista Supergesto Misioneros Illuminare