13/2/14

Mujeres y niños en busca de futuro

Labor de hermana Angélique Namaika en los centros reintegración de mujeres y niños en la República Democrática del Congo



La revista Mundo Negro concedió recietemente el Premio a la Fraternidad 2013 a la Hermana Angélique Namaika, una religiosa agustina en Dungu (República Democrática del Congo). El motivo de este galardón es la labor que está realizando en centros de reintegración de mujeres y niños que han sido víctimas de las atrocidades del ERS (Ejército de Resistencia del Señor), un grupo rebelde de Uganda encabezado por Joseph Kony. Gracias a la vocación por lo demás de Angélique, estas mujeres y niños aspiran a tener un futuro.

El objetivo de estos centros de reintegración de afectados por el ERS es el que estas mujeres lleguen a ser autónomas y puedan continuar sus vidas en familia. Las principales actividades que se les enseñan en el centro son: corte y confección, cocina y a cultivar en los campos. Según afirma Angélique, la situación de estas personas ha mejorado mucho al entrar en el centro. Comenta que al principio no fue una tarea fácil porque no entendían el idioma local, pero pasado el tiempo, estas mujeres han conseguido sentirse valoradas, y poco a poco, han logrado arrancar la cultura del odio de sus corazones. Sin embargo, mantener esto es muy importante, insiste Angélique, las mujeres no pueden permanecer ociosas porque de esta forma no pueden olvidar todo lo que les ha ocurrido. Su mayor miedo es que si no se mantienen activas les pueda consumir el dolor que le causó el ERS y transmitan este odio a sus hijos.

La Hna. Angélique Namaika tuvo que ser fuerte en momentos difíciles llevando siempre al Señor consigo porque, al igual que muchos de los que se encuentran en estos centros, ella también sufrió el terror del ERS. Aunque ella no lo viviera de cerca, sí tuvo que abandonar su hogar dejándolo todo atrás, sostiene que “ser refugiado no es algo envidiable porque te marchas sin nada”. A pesar de todo esto, el tener a Dios con ella fue lo que le hizo seguir en pie, tenía que transmitir Su amor a los que se encontraban perdidos y enseñarles que es lo que al final les dará la paz.


La Iglesia no cesa en su búsqueda de la paz en estos países que viven con miedo e incertidumbre, y para ello intentan transmitir su mensaje por todos los medios. Se dirigen a los  políticos, en las homilías y a través de la oración. Angélique manifiesta que no se puede hacer el mal para combatir el mal, que tener odio en el corazón sólo causa más sufrimiento. Esta red de solidaridad frente a este gran problema llegó hasta al Vaticano en una humilde petición de la Hna. Angélique al Papa Francisco, le pidió por la bendición de las mujeres de los centros de reinserción y por su oración. El Papa, por otro lado, le dijo “rece por la conversión de Kony”.


Entrevista a la hermana Angélique Namaika en Mundo Negro Leer la entrevista
Abril: Que los jóvenes sepan responder con generosidad a su propia vocación; considerando la posibilidad de consagrarse al Señor.
Tribuna Misionera Seminaristas Misioneros: Reflexiones sobre el documento "El don de la vocación presbiteral"

Publicaciones Misioneras


Revista Gesto Revista Supergesto Misioneros Illuminare