30/4/15

Bula Misericordiae Vultus

Jubileo extraordinario de la misericordia: “La Iglesia tiene la misión de anunciar la misericordia de Dios, corazón palpitante del Evangelio, que por su medio debe alcanzar la mente y el corazón de toda persona” (Papa Francisco, bula Misericordiae Vultus, 12)


Año Jubilar de la misericordia Bula Misericordia Vultus


El sábado día 11 el papa Francisco ha convocado mediante la bula Misericordiae Vultus, el Jubileo extraordinario de la misericordia. En la homilía que dio en la presentación de la bula de convocatoria del mismo, el Papa plantea: “¿por qué hoy un Jubileo de la Misericordia?”, ya que a algunos les puede parecer un tanto extraño que sea necesario este Jubileo. La respuesta del Papa es incisiva: “Simplemente porque la Iglesia, en este momento de grandes cambios históricos, está llamada a ofrecer con mayor intensidad los signos de la presencia y de la cercanía de Dios”. Son grandes los retos que presentan el mundo, la cultura, el panorama social, político y económico de un mundo globalizado… y la Iglesia debe responder desde su identidad y su misión, apuntando a lo más esencial: “La Iglesia tiene la misión de anunciar la misericordia de Dios, corazón palpitante del Evangelio, que por su medio debe alcanzar la mente y el corazón de toda persona” (n. 12). Se trata de llevar a cabo la “revolución de la ternura” que tantas veces ha pregonado el papa Francisco.

La Misericordiae Vultus vuelve sobre una de sus insistencias más fuertes del papa Francisco: “La misión que Jesús ha recibido del Padre ha sido la de revelar el misterio del amor divino en plenitud. ‘Dios es amor’ (1 Jn 4,8.16)”. La misión de la Iglesia, por supuesto, está en íntima conexión con la de Jesús, “hace suyo el comportamiento del Hijo de Dios que sale a encontrar a todos, sin excluir ninguno” (n. 12). Para ello debe anunciar lo que primeramente ha experimentado: “Es determinante para la Iglesia y para la credibilidad de su anuncio que ella viva y testimonie en primera persona la misericordia” (n. 12) y se aplique lo que Jesús le dice al endemoniado de Gerasa: “Anuncia todo lo que el Señor te ha hecho y la misericordia que ha obrado contigo” (Mc 5,19). Para ello la Iglesia con su lenguaje y sus gestos debe “transmitir misericordia para penetrar en el corazón de las personas y motivarlas a reencontrar el camino de vuelta al Padre” (n. 12).

En la homilía del sábado decía el Papa que los cambios de nuestra época implican que estemos atentos y permanezcamos alerta para descubrir sus necesidades y ver lo esencial; si es así la Iglesia descubrirá “el sentido de la misión que el Señor le ha confiado el día de Pascua: ser signo e instrumento de la misericordia del Padre (cf. Jn 20,21-23)”. Ante la situación del mundo y las situaciones de injusticia, de violencia, de condiciones de vida infrahumanas de muchos seres humanos, etc. es necesario que tengamos en cuenta que Jesús en el evangelio “afirma que de ahora en adelante la regla de vida de sus discípulos deberá ser la que da el primado a la misericordia, como Él mismo testimonia compartiendo la mesa con los pecadores” (Misericordiae Vultus, 20). E insiste el Papa que “la misericordia se revela como dimensión fundamental de la misión de Jesús” (ibíd.).

El Jubileo extraordinario de la misericordía es un Año santo, un “año de gracia” en la línea de la tradición de la Iglesia, que recuerda a Jesús en la sinagoga de Nazaret. El Papa rememora las palabras de Jesús e invita a los cristianos y a la Iglesia a vivir “un año de gracia”: “Este Año Santo lleva consigo la riqueza de la misión de Jesús que resuena en las palabras del Profeta: llevar una palabra y un gesto de consolación a los pobres, anunciar la liberación a cuantos están prisioneros de las nuevas esclavitudes de la sociedad moderna, restituir la vista a quien no puede ver más porque se ha replegado sobre sí mismo, y volver a dar dignidad a cuantos han sido privados de ella”.

Qué duda cabe que los misioneros y misioneras en todo el mundo han multiplicado y siguen multiplicando los signos de la misericordia de Dios y su cercanía con los más pobres y los marginados de la sociedad porque “la misericordia posee un valor que sobrepasa los confines de la Iglesia” (n. 23). Este Jubileo es también un homenaje a su labor para que los fieles cristianos relejen la misericordia de Dios y sus comunidades “lleguen a ser islas de misericordia en medio del mar de la indiferencia” (Mensaje del papa Francisco para la Cuaresma).


Ofrecemos dos enlaces que pueden ser interesantes para completar la información y reflexionar sobre bula Misericordiae Vultus


Texto integro de la bula Misericordiae Vultus




Juan Martínez
OMP España

Julio: Por nuestros hermanos que se han alejado de la fe, para que, con nuestra oración puedan redescubrir la cercanía del Señor
Tribuna Misionera Estatuto de Obras Misionales Pontificias: "Puesta al día"

Publicaciones Misioneras


Revista Gesto Revista Supergesto Misioneros Illuminare