8/5/15

Iglesia, servidora de los pobres

"Iglesia, servidora de los pobres" Instrucción Pastoral de la Conferencia Episcopal Española aprobada en la última Asamblea Plenaria de abril de 2015



Reflexión: "Los pobres, lugar privilegiado en la misión de la Iglesia" sobre la instrucción pastoral "Iglesia, servidora de los pobres"


Los pobres ocupan el lugar privilegiado en la misión de la Iglesia”, dicen los Obispos españoles en el documento Iglesia, servidora de los pobres. La Asamblea plenaria de la CEE (20-24 de abril de 2015) presentó este documento como unas “reflexiones basadas en la Doctrina Social de la Iglesia”, con el fin de “aportar motivos para el compromiso y la esperanza, y colaborar con nuestro grano de arena a la inclusión de los necesitados en la sociedad”. Su objetivo es “mirar a los pobres con la mirada de Dios, que nos ha manifestado Jesús”, en la línea del papa Francisco, que invita a prestar atención a la dimensión social de la vida cristiana.

El texto está dividido en cuatro partes: comienza analizando la situación social actual y las interpelaciones que hace (1), así como los factores que están en su origen y lo explican (2). Seguidamente enumeran los principios de la Doctrina social de la Iglesia que iluminan la realidad (3) y, por último, los obispos ofrecen su propuesta desde la fe (4). Ofrecemos aquí un apretado resumen, que no exime de la lectura del documento, que es muy clarificadora e iluminadora, ya que además es un texto muy asequible.

En la primera parte de la instrucción pastoral "Iglesia, servidora de los pobres" describelos nuevos pobres y las nuevas pobrezas”; se refiere a como sufren las familias las diversas crisis por las que pasa nuestra sociedad (demográfica, cultural, económica, falta de una verdadera política de familia, paro juvenil, etc.), las pobrezas de las personas que viven del campo y del mar y de los emigrantes. También habla de la pobreza moral que es la corrupción y añade a todas ellas la pobreza espiritual. Los factores que explican esta situación, según los Obispos españoles, son: la negación de la primacía del ser humano, la cultura de lo inmediato y de la técnica, un modelo centrado en la economía y la idolatría de la lógica mercantil. Por este motivo, el documento recuerda los principios de la Doctrina social de la Iglesia, cuya puesta en práctica, ayudará a resolver esta situación. Éstos sumariamente son: la inviolable dignidad de la persona humana, que tiene que ocupar el centro de toda actividad humana y social; el destino universal de los bienes, para que los frutos del desarrollo económico y tecnológico se extiendan a todos; el principio de principio ineludible de la solidaridad, entendida como equilibrio entre los derechos y los deberes, junto con los principios del bien común y de subsidiariedad; y, por último, el derecho a un trabajo digno y estable.

La instrucción pastoral "Iglesia, servidora de los pobres" no se detiene en los síntomas de la crisis o el diagnóstico de sus causas –ya de por sí importante y esclarecedor-, sino que hace una serie de propuestas concretas que sirvan para la acción y así devolver la esperanza a los cristianos y a la sociedad:

         - Promover una actitud de continua renovación y conversión.
        - Cultivar una sólida espiritualidad que dé consistencia y sentido a nuestro compromiso social.
        - Apoyarse en la fuerza transformadora de la evangelización.
       -    Profundizar en la dimensión evangelizadora de la caridad y de la acción social.
         - Promover el desarrollo integral de la persona y afrontar las raíces de las pobrezas.
        -  Defender la vida y la familia como bienes sociales fundamentales.
       -  Afrontar el reto de una economía inclusiva y de comunión.
        -  Fortalecer la animación comunitaria.

Los obispos en la instrucción pastoral "Iglesia, servidora de los pobres" recuerdan que “el compromiso social en la Iglesia no es algo secundario u opcional sino algo que le es consustancial y pertenece a su propia naturaleza y misión”. La labor de los misioneros y misioneras esparcidos por todo el mundo es el testimonio que indudablemente existe un vínculo indisoluble entre la evangelización y el compromiso social, ya que “el servicio caritativo y social expresa el amor de Dios. Es evangelizador, y muestra de la fraternidad entre los hombres, base de la convivencia cívica y fuerza motriz de un verdadero desarrollo”.

Es de agradecer que en la situación social que se vive los obispos se hagan presentes con este documento de profundo calado y que está destinado a tener gran repercusión en las comunidades cristianas. El papa Francisco con su palabra, sus gestos y sus hechos lo ha demostrado ampliamente. Toda comunidad cristiana está llamada a ser misionera y qué duda cabe que los obispos españoles con las propuestas que hacen para la acción social desde la fe quieren impulsar el dinamismo misionero de toda la Iglesia: hacia las periferias que hay cerca de ellas y también en los países que necesitan de nuestro compromiso cristiano solidario y fraterno. Un fiel o una comunidad cristiana que se abra al clamor de los pobres, será misionera y se abrirá a la necesidad de la Iglesia universal y de nuestros hermanos más necesitados, porque el compromiso con los pobres no conoce fronteras.

Juan Martínez,
OMP España



Julio: Por nuestros hermanos que se han alejado de la fe, para que, con nuestra oración puedan redescubrir la cercanía del Señor
Tribuna Misionera Estatuto de Obras Misionales Pontificias: "Puesta al día"

Publicaciones Misioneras


Revista Gesto Revista Supergesto Misioneros Illuminare