6/7/16

Que no falten corazones generosos

El Papa Francisco lanza una invitación a la misión: "Los misioneros siempre anuncian un mensaje de salvación a todos; oremos al Señor para que no falten en la Iglesia corazones generosos, que trabajen para llevar a todos el Amor".




El Papa Francisco durante el ángelus del domingo 3 de julio hizo referencia a la frase del Evangelio, de rogar al Señor de la mies, que envíe más operarios a su mies:  “Los ‘operarios’ de los que habla Jesús”, explicaba el Papa, “son los misioneros del Reino de Dios, que Él mismo llamaba y enviaba, ‘de dos en dos, a todos los pueblos y lugares adonde pensaba ir Él’. Su tarea es anunciar un mensaje de salvación dirigido a todos. Los misioneros siempre anuncian un mensaje de salvación a todos; no sólo los misioneros que van lejos, también nosotros, misioneros cristianos que decimos la buena palabra de salvación. Este es el don que nos da Jesús con el Espíritu Santo. Este anuncio es decir: ‘El Reino de Dios ha llegado a vosotros’, porque Jesús nos ha “acercado” a nosotros a Dios, Dios se ha hecho uno de nosotros; en Jesús, Dios reina en medio de nosotros, su amor misericordioso vence el pecado y la miseria humana”.

El Papa Francisco señalaba que es la Buena Noticia del mensaje de esperanza y consolación la que los discípulos misioneros tienen que llevar. Y todo ello a pesar de “la realidad difícil y, en ocasiones, hostil” que les espera. A pesar de las dificultades, a las que hace referencia el mismo Jesús, la misión del cristiano es una misión “estupenda, es una misión destinada a todos, es una misión de servicio, que no excluye a nadie; requiere mucha generosidad y, sobre todo, la mirada y el corazón dirigidos a lo alto, para invocar la ayuda del Señor. Hay mucha necesidad de cristianos que den testimonio con alegría del Evangelio en la vida de cada día. Los discípulos, enviados por Jesús, ‘volvieron con alegría’. Cuando nosotros hacemos esto, el corazón se llena de alegría. Y esta expresión me hace pensar en cuánto se alegra la Iglesia, cuanto se llena de alegría cuando sus hijos reciben la Buena Noticia gracias a la dedicación de tantos hombres y mujeres, misioneros, que cotidianamente anuncian el Evangelio: sacerdotes – esos bravos párrocos que todos conocemos- religiosas, consagradas, misioneras y misioneros… y me pregunto – escuchad la pregunta-: ¿cuántos de vosotros jóvenes que estáis hoy presentes hoy en la plaza, sienten la llamada del Señor a seguirlo? ¡No tengáis miedo! Sed valientes y llevad a los demás esta llama del celo apostólico que nos ha sido dada por estos discípulos ejemplares”.

Y terminaba el Papa Francisco:Oremos al Señor, por intercesión de la Virgen María, para que no falten jamás en la Iglesia corazones generosos, que trabajen para llevar a todos el amor y la ternura del Padre celestial”.

OMPress, Julio 2016
Abril: Que los jóvenes sepan responder con generosidad a su propia vocación; considerando la posibilidad de consagrarse al Señor.
Tribuna Misionera Seminaristas Misioneros: Reflexiones sobre el documento "El don de la vocación presbiteral"

Publicaciones Misioneras


Revista Gesto Revista Supergesto Misioneros Illuminare