27/2/17

Vayan, sin miedo, para servir

Mensaje del Cardenal Marc Ouellet, presidente de la Pontificia Comisión para América Latina, para el Día de Hisapanoamérica 2017



Como cada año, la Pontificia Comisión para América Latina (PCAL) ha elaborado un mensaje para preparar y celebrar convenientemente la jornada del Día de Hispanoamérica 2017 que celebraremos el próximo 5 de marzo con el lema "Vayan, sin miedo, para servir". En él se nos invita a todos a vencer los dos grandes enemigos que tiene hoy la acción evangelizadora: por un lado, “el miedo que nos suscita la incertidumbre y la consciencia de nuestras limitaciones humanas”; y por otro, “el egoísmo, que lleva a encerrarse en un horizonte diminuto y a excluir el bien del prójimo, sustituyéndolo con los propios intereses individuales”.

Nuestro mundo necesita, hoy especialmente –escribe el cardenal Marc Ouellet, presidente de la PCAL–, de discípulos misioneros que se atrevan a ‘salir’ para llegar a todas aquellas periferias existenciales que esperan la luz del Evangelio; de discípulos de Cristo que sepan ‘adelantarse, tomar la iniciativa sin miedo, salir al encuentro, buscar a los lejanos y llegar a los cruces de los caminos para invitar a los excluidos’ (Evangelium gaudium 24). Y esta Iglesia en salida es una que sabe acoger, que no levanta la voz para ahuyentar al pecador, sino para invitarlo, y que no tiene miedo de mostrar el rostro tierno del Padre, y de abrir sus brazos a todo aquel que esté herido y necesitado de su amor y de su misericordia”.

El purpurado canadiense afirma igualmente que, en los más de 2.000 años de existencia de la Iglesia, la misión de esta no ha cambiado, pero sí lo han hecho, “especialmente en las últimas décadas”, los tiempos en que hay que anunciar a Jesucristo. De ahí, señala, la necesidad de evangelizar hoy “desde una visión renovada y creativa, adecuada a nuestra época y a los nuevos contextos sociales y culturales”. El mensaje es claro: no hay que “retroceder ante los cambios”, sino encarnar “el mensaje de Cristo en las nuevas circunstancias y en los nuevos contextos, con gran sencillez, pero también con astucia y con inteligencia”. Somos invitados, por tanto, “a tomar el pulso a la realidad que nos rodea, para responder a ella desde la Buena Nueva de Cristo”.

Pero ¿cuál es esta realidad? El propio cardenal Ouellet responde sin ambages: “Un mundo lacerado por el sufrimiento y por la indiferencia ante Dios, y cada vez más también por una activa y explícita hostilidad hacia el mensaje de Cristo y hacia el estilo de vida cristiana y hacia toda la riqueza que este trae consigo”.

Leer el mensaje completo en:



Julio: Por nuestros hermanos que se han alejado de la fe, para que, con nuestra oración puedan redescubrir la cercanía del Señor
Tribuna Misionera Estatuto de Obras Misionales Pontificias: "Puesta al día"

Publicaciones Misioneras


Revista Gesto Revista Supergesto Misioneros Illuminare